La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, está protagonizada por una poco convencional portera: Renée. Trabaja en un edificio burgués de París, habitado por unos no menos singulares vecinos. Y, de la desesperanza de algunos, nacerá una bella amistad. En nuestra tertulia de febrero, intercambiamos interesantes comentarios, acompañados de reflexiones halladas en la web.