Pasamos la noche del 25 al 26 de abril en el autobús, no es que sea muy cómodo, pero fue una noche cuanto menos diferente.
Llegamos el 26 al Futuroscope, donde desayunamos en un buffet y recibimos la visita de uno de los “lapins crétins” antes de entrar al parque en el que pasaríamos todo el día. Dimos la vuelta al mundo en globo, fuimos copilotos de Sébastien Loeb,  bailamos con robots y nos preparamos para ir a Marte en un centro de entrenamiento de lo más divertido, entre otras aventuras virtuales y sensaciones fuertes.
El día siguiente, visitamos el castillo de Villandry, un castillo de Jean Lebreton situado en la ruta de los castillos del Loira, apreciamos muy especialmente sus jardines con formas geométricas, que estaban en toda la efervescencia de la primavera y de los que no queríamos marchar de lo muy a gusto que nos sentíamos. A continuación visitamos la ciudad de Tours donde tuvimos tiempo para callejear y ver por ejemplo la “plaza Plumereau”, una plaza reconocida como de las más bonitas de toda Francia o la Torre de Carlomagno.
El tercer día, de regreso hacia Nájera, visitamos la ciudad de Burdeos con nuestro guía Alexandre que nos enseñó el barrio de San Pierre, el espejo de agua, la plaza de la Bolsa y el gran Teatro. Después de comer regresamos hacia Nájera, donde acabó nuestra aventura.