El día 19 de diciembre del año pasado amaneció algo nublado y el ambiente era ciertamente desapacible. Aun así más de cuarenta alumnos entusiastas de 1º de ESO y FP básica acompañados por cuatro abnegados profesores nos disponíamos a ir a Pamplona con el objetivo de visitar su afamado planetario y desvelar, aún más si cabe, los misterios del universo. Desde luego hay gente para todo…
La visita puede describirse como muy satisfactoria; el personal del centro nos trató con amabilidad y la cúpula donde se proyectan las imágenes es enorme lo que le da un alto nivel de realismo. Así las cosas, pudimos disfrutar durante una hora y media de un apasionante viaje a través del sistema solar, hacer escala en cada uno de sus planetas, visitar la estación espacial internacional, realizar una breve incursión en el universo profundo y casi saludar en persona a los seres mágicos que lo habitan.
Y por aquello de continuar con esta cuasi-tradición tan “nuestra” de criticar lo que hacen los otros y a modo de comentario menos positivo…, cuando acabó la proyección una de las trabajadoras nos comentó que el proyector “fetén” solamente lo ponían en funcionamiento los fines de semana. No importa, ¡nuestras ansias de infinito siguen intactas!